ELIMINAR ARRUGAS: BOTOX

 USOS:

  • Arrugas de la frente
  • Arrugas periorbiculares (“patas de gallo”)
  • Arrugas y surcos del entrecejo
  • Caída de la punta de la nariz al sonreír

 SESIONES:

Los efectos del Botox® comienzan a ser visibles en 24-48 horas y dura entre 3 y 6 meses, por lo que hay que repetir las sesiones de 2 a 3 veces al año

DURACIÓN:

20 minutos.

A los 15 – 20 dias habria que acudir a la consulta para hacer un control.

RECOMENDACIONES:

Vida normal tras la sesión. Es recomendable no hacer deporte durante el dia de la sesión y no manipular la zona tratada.

Cuanto más gesticulamos, más nos arrugamos…

 

El gran éxito de la toxina botulinica (Botox®, Disport®, Vistabel®, Azzalure®, Boccouture®…) es frenar y relajar estos movimientos tan repetitivos que hacen que parezcamos cansados o enfadados.

 

Líneas de expresión demasiado marcadas, patas de gallo y arrugas en la cara y el cuello son las consecuencias directas del envejecimiento y el paso de los años. Las imperfecciones faciales convierten nuestro rostro en un espejo de la fatiga, el estrés diario y también de la vejez. Sin embargo, la toxina botulínica es capaz de lograr una apariencia más joven y fresca en pocos días y de forma mínimamente invasiva.

 

Se trata de una proteína purificada que se inyecta en cantidades minúsculas aplicándola en determinados músculos del rostro para relajarlos, y así suavizar las arrugas existentes o prevenir la aparición de otras. Su aplicación consigue unos resultados naturales, saludables y armónicos, así como una piel distendida, tonificada y tersa. Se administra mediante microinyecciones, por lo que es un tratamiento prácticamente indoloro.

 

Para asegurar los resultados adecuados, desde Clínica Inma Costa recomendamos que en las 2 o 3 horas siguientes el paciente no permanezca tumbado y evite toda manipulación de la zona tratada. Por lo demás, después del tratamiento, puede hacer vida normal.

 

Los efectos de la toxina botulinica comienzan a ser visibles en 24-48 horas. Todo paciente deberá realizarse una visita de control dentro de los 15-20 días posteriores. Sus efectos duran entre 3 y 6 meses, por lo que hay que repetir las sesiones de 2 a 3 veces al año. Aunque los resultados no sean permanentes, a medida que avanza el tiempo y se realizan más sesiones, éstos se prolongan.

 

Gracias a la satisfacción que ha generado en miles de pacientes, el tratamiento con toxina botulínica es el procedimiento médico-estético más realizado en todo el mundo. Las inyecciones son altamente seguras, puesto que los efectos de la sustancia únicamente se manifiestan en el músculo y no afectan al sistema nervioso central o alguna otra zona del cuerpo.

HA LLEGADO EL MOMENTO DE SENTIRSE BIEN